Uno de los pilares fundamentales para que nuestro trabajo sea un éxito es el diagnóstico profesional de la piel. He hablado otras veces sobre los tres puntos que hay que tener en cuenta para el éxito de un tratamiento cosmético: acertar con el diagnóstico, usar cosméticos de calidad y la adherencia al tratamiento. No hay fórmulas mágicas.

diagnostico-profesional-piel-angela-navarro

ACERTAR CON EL DIAGNÓSTICO

Normalmente no tenemos los conocimientos suficientes para saber cual es nuestro tipo de piel. Solemos elegir nuestra cosmética por el packaging, alguna amiga a la que le haya ido bien o si lo ha recomendado alguna Beauty-influencer. Los profesionales de la estética van a ser tus mejores aliados para poder hacer un protocolo adecuado para mejorar el problema que te preocupa en cada momento.

Para que este resultado sea el mejor posible es fundamental hablar con el esteticista. Contarle cual es el problema que más te preocupa para poder tratarlo lo primero. También es muy importante hablar con el sobre tus preferencias acerca de las texturas que más y menos te gustan, si te gusta que el cosmético tenga olor, o como son tus rutinas de belleza.

Con toda esta información pasamos a valorar el estado de tu piel midiendo una serie de parámetros. Aquí es donde está la diferencia fundamental con nuestro método de trabajo. Gracias a un sistema informático combinado con sondas de medición y microcámaras de aumento, podemos tener una valoración de los diferentes parámetros que van a determinar tu tipo de piel:

¿QUE PARÁMETROS MEDIMOS?

La medición de la elasticidad nos ayuda a valorar sobre todo la zona del contorno de ojos para saber si es necesario utilizar algún producto específico para la prevención o disminución de las arrugas en la zona.

Los niveles de hidratación y grasa se usan para determinar el estado del manto hidrolipídico de forma objetiva y poder aconsejar el uso de cosméticos que aporten agua o grasa dependiendo de los niveles que nos indiquen las sondas.

Melanina: también podemos hacer valoración del estado de manchas para hacer un seguimiento de tratamientos despigmentantes o lunares.

LA PIEL CAMBIA

Es importante dejar constancia que esta medición y la entrevista no son datos universales. La piel cambia por muchos factores tanto internos como externos, por lo que es muy recomendable realizar estudios de forma periódica.

Además, con el uso de cosméticos adecuados, el estado de la piel debería ir mejorando poco a poco. Esta mejora es lo que provoca el tantas veces escuchado “tengo que cambiar de crema porque ya no me hace nada. La piel se ha acostumbrado”.

Esta afirmación no es cierta, al menos no de forma categórica. No se trata de que la piel se acostumbre, sino de que evoluciona a medida que avanza el tratamiento y sus necesidades cambian. Por esto es importante la primera fase de entrevista con el profesional para hacer una programación de objetivos.

Con estos datos, nuestros profesionales podrán, además, hacer tu tratamiento cosmético personalizado.

Si quieres una cita para un diagnóstico gratuito de tu piel, no dudes en contactar con nosotros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies