El verano es una estación como otra cualquiera, ¿entonces por qué esas dudas acerca de si hay que maquillarse o no? Si en la estación más fría del año como es el invierno te maquillas, ¿por qué tiene que ser un impedimento maquillarse en verano? La piel hay que cuidarla de todas formas: en invierno hay que protegerla de frío, mientras que en verano solo hay que tener en cuenta las altas temperaturas, el hecho de que sudamos más y que el usar un maquillaje pesado puede pasarnos factura.

¿Qué se puede hacer para evitarlo entonces? Que nadie entre en pánico, que hay solución.

  1. Protección solar

Para empezar, hay que seguir con el cuidado de la piel, que cada año que pasa el sol es más dañino. Si eres de esas personas a las que no les gusta utilizar varios botes, o no tienes tiempo por las mañanas, puedes optimizar tu rutina de belleza utilizando una crema hidrante con protección solar.

  1. Hasta pronto, maquillaje pesado

Una vez que tienes la hidratación de la piel en mente hay que coger todo ese maquillaje considerado como pesado, meterlo en un cajón y olvidarse de él hasta que las bajas temperaturas que llegan con el invierno vuelvan a tu vida, este maquillaje pesado se cuartea y te seca la piel.

  1. Hola, maquillaje ligero

¿Qué queda entonces?

Pues adoptar un nuevo lema, o el lema del verano. Y es tener en cuenta el concepto ligero: bases ligeras, sombras cremosas y ligeras, eyeliner que no sea graso y por lo tanto ligero. Con estos productos evitas el cuarteamiento antes mencionado y el que el maquillaje se estropee por el calor, o peor aún, que se derrita.

Para los labios llevar un labial en nude o un gloss es lo mejor; si no te importa no llevar nada en los labios, con una barra de cacao los hidratarás y protegerás, cosa que se agradece.

  1. Experimenta con el color

Si eres una persona atrevida, o te gusta experimentar con el maquillaje, el  verano es la época perfecta para ello. Puedes experimentar con aquellos colores que se consideran más atrevidos: rojo, amarillo, verde, azul, morado…Y crear looks llamativos e interesantes para salir alguna noche veraniega. Para el maquillaje del día a día lo mejor es ir más natural, es decir, usar colores un poco menos llamativos y agresivos como pueden ser el marrón claro, naranja suave o rosa. Y si te gustan, puedes usar tonos pastel.

  1. Trucos de experta

Volviendo al tema de las bases… Es un error muy común poner la base de maquillaje uno dos tonos más que tu color para parecer morena. Prueba con añadir a tu rutina un cosmético auto-bronceador para subir el tono y consigue una base de maquillaje del color que tengas la piel en verano. El resto se puede potenciar con polvos de sol que te ayudarán a dar volumen al rostro a la vez que consigues un efecto bronceado.

Consejos de nuestros profesionales

Para finalizar, nuestros profesionales recomiendan empezar con una serie de productos con protección para evitar que la piel sufra. Productos de sencilla aplicación, que disimulan imperfecciones y proporcionan efecto luminoso, pero sin esos molestos brillos como el Color 50 de la línea ADAPTA. Y que calman, hidratan y protegen como el protector solar y Activo C, también de la línea ADAPTA.

Estos productos se pueden combinar con otros de la misma línea como pueden ser la Base NS, la Base MG, Nutrición Intensiva y Emulsión Corporal. Todos ellos disponibles en nuestra tienda online.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies